Cambiar el concepto de enfermero/a, que tiene la sociedad, de pura práctica y no de cuidado como realmente es.

Virginia Henderson era una enfermera que decía que la enfermería es: “Ayudar al individuo sano o enfermo en la realización de actividades que contribuyan a su salud, recuperación o a lograr una muerte digna. Actividades que realizaría por sí mismo si tuviera la fuerza, voluntad y conocimientos necesarios. Hacerle que ayude a lograr su independencia a la mayor brevedad posible”. Ella consideraba la persona enferma y su familia como una unidad y que enfermería cambiaría según la época en que se practicase dependiendo de lo que realizara el personal de salud. Es decir, la esencia del enfermero/a es ayudar a esa unidad y demostrar que pueden contar con él/ella en todo momento y no solo sirve para mera práctica (intubar o inyectar) sino en seguir a la persona enferma por toda su travesía, acompañando… y ya no digo nada si es una enfermedad como el cáncer. Generalmente las enfermedades son crónicas (diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer, colesterol…), no se curan pero ello no significa parar sino que hay que seguirle, hay que mostrar esa cara a los pacientes para eliminar ese concepto de deshumanización que existe y de exceso de práctica y no escuchar comentarios de decepción por trato inadecuado ya sea por el enfermero/a o personal sanitario en general, a parte de que esos comentarios negativos van de boca en boca y contagian a la sociedad como si de otra enfermedad crónica se tratase.

Irene Martínez Usero
Estudiante de enfermería, Universidad de Alicante.