No se concibe una sociedad sin rostro

Las profesiones sanitarias deben ir contracorriente y apostar por los valores humanistas y la afectividad, justo ahora que la sociedad y los sectores del mundo de la enseñanza tienden a disminuir su presencia en las aulas. No se concibe una sociedad sin rostro ni dimensión humana.

Etiquetas